Comparabien.com y su historia de creación con 5 aprendizajes para emprendedores

Alfredo Ramírez, CEO y fundador de Comparabien.com. Fuente: StarterDaily.com

Alfredo Ramírez, CEO y fundador de Comparabien.com. Fuente: StarterDaily.com

Alfredo Ramírez, CEO y fundador de Comparabien.com, brindó en Emprende PUCP 2014 los consejos para emprender y reinventarse.

Comparabien.com –el portal de servicio gratuito para precios de tarjetas de créditos, cuentas de ahorro, CTS, créditos vehiculares, hipotecarios, tarifas de Internet, TV por cable, y celulares– nació de la observación de un servicio de comparación de precios de productos y servicios en Inglaterra, narró Alfredo Ramírez, CEO y fundador de Comparabien.com, narró en Emprende PUCP 2014.

Ramírez culminó la carrera de Ingeniería Industrial en la PUCP (1993-1998) y estuvo trabajando por varios años en la empresa Unilever en Perú, luego la compañía lo llevó a trabajar en su filial de Brasil durante cuatro años y después en Inglaterra donde aprovechó para estudiar una maestría en Londres en el año 2009. Allí conoció a Leo Castellanos, un venezolano con quien entabló amistad y compartían un mismo objetivo: Dejar el camino corporativo de haber trabajado para otros, y dar el salto para hacer algo por sí mismos, de decidir a emprender.

“Para nosotros era el momento de volver a América Latina y hacer algo diferente aquí. Entonces comenzamos a pensar en un negocio que fuera de éxito, y comenzamos a encontrar en Inglaterra los modelos de comparación de precios que son lo que hoy hacemos en Comparabien.com. Vimos el modelo y queríamos adaptarlo en la región”, comentó Ramírez.

1. Estar siempre con las antenas prendidas

Aquí viene el primer aprendizaje para los emprendedores: “Necesitamos  estar siempre con las antenas prendidas, con el radar activo, mirando oportunidades de negocio o encontrarlas donde no las hay, o podemos ver cosas que suceden en otros lados y podemos adaptarlas y traerlas al público”.

La globalización, el Internet, el acceso a la información, hace que cada vez los consumidores nos parezcamos más entre todos los habitantes del mundo.

Fue así que decidieron traer el modelo, pero “obviamente necesitamos un proceso de adaptación y diseño, porque copiar y pegar no funciona, hay que entender la realidad del mercado latinoamericano que posee diferentes características, de lo contrario vamos a forzar un modelo que no funcionará”.

2. Compartan su idea de negocio

Es decisivo el camino de tener la idea para comenzar a hacerla realidad. Allí viene el segundo aprendizaje o consejo: No se queden en la idea.

“Mucha gente simplemente dice tener una idea pero temen compartirla porque piensan que se la van a robar. No hay que ser cerrados, cuando uno comparte su idea recibe feedback y eso ayuda a mejorarla. Puedes encontrar personas que te pueden ayudar en cualidades que no posees y te llevarán al siguiente paso. Eso es importante cuando estamos en un proceso de hacer un negocio”, sugirió Ramírez.

Hay un pensamiento errado de que el emprendedor lo puede hacer todo, que no necesita de nadie. “Uno necesita amigos, socios, inversionistas, alguien con quien puedas sentarte a conversar para mejorar tu idea. Comencemos por un círculo pequeño de personas más cercanas y luego ampliar nuestros contactos pues eso genera valor para aprender y empezar a trabajar”, afirma el CEO de Comparabien.com.

3. Comienza con lo que tienes

¿Cómo empiezo a hacer realidad esta idea? La respuesta es el tercer consejo: Comienza con lo que tienes

“Todos tenemos algo, no solo la idea del negocio, tenemos habilidades, conexiones, amigos, que pueden generarnos valor y llegar al siguiente paso de comenzar a hacer realidad la idea”.

Al no tener una experiencia emprendedora, sus amigos le aconsejaron conversar con gente que venía desarrollando un servicio similar a través de Internet. Se conectó así con Jorge Mateljan, cofundador de Cursostotales.com quien a su vez le presentó a su socio Arnaud Rijkeboer.

“Les comenté sobre mi idea que me parece ganadora, pero no tengo nada, necesito una gran inversión, y ellos me dijeron que ese camino va a ser muy difícil, y que comience con lo que tenga”, narra Ramírez.

Se dio cuenta de que nadie le iba a abrir las puertas simplemente por tener una “idea bonita”.

“No voy a conseguir un solo cliente sin tener un producto. Entonces comencé a buscar gente que me ayudara a construir la página web, en el buscador de Google aprendí a programar un prototipo que pudiera funcionar, y cuando tuve algo bueno se lo presenté a algunos amigos que trabajaban en banca y me dijeron que era bastante interesante y que al banco le va a gustar, y me abrieron las puertas”, manifiesta Ramírez.

4. Crear un producto que solucione los problemas de la gente

El cuarto punto es cómo diseñar tu producto y modelo de negocio.

“Un producto puede ser muy bueno si realmente existen personas con un problema que tú producto le va a solucionar”.

En el caso de Comparabien.com se observó un problema que tiene mucha gente al no disponer de información completa de los bancos para elegir la entidad que ofrezca el mejor servicio a un costo adecuado para el cliente.

“Cuando les presenté a los amigos el prototipo de lo que sería Comparabien.com, me dijeron que si lo hubieran visto hace dos años cuando compraron su departamento, hoy estarían pagando la mitad del costo de la hipoteca, o estarían ahorrando 20 o 30 soles cuando tuvieron que renovar su SOAT”.

El quid del asunto es tener un sólido modelo de negocio que solucione los problemas de las personas, y así los clientes te van a seguir y comprarán los servicios.

“A la gente le gustó el producto (prototipo de Comparabien.com). Pero la siguiente barrera era convencer a los bancos, compañías de seguros y de telecomunicaciones para pagar por el servicio, porque si brindamos un servicio gratuito al usuario alguien tenía que pagar. Eso era parte del modelo de negocio, teníamos que convencerlos de que podían conseguir clientes de calidad a través de un canal como nuestra página web”, expresó Ramírez.

Pero eso no fue fácil, sin embargo el producto de Comparabien.com les permite a las empresas reducir en 30% el costo de adquisición de clientes, y eso fue determinante para que paguen por el servicio.

5. Reinventarse para escalar y expandirse

Cuando ya tienes el producto o el servicio caminando, empezando a facturar con clientes interesados, son muchas las empresas que se quedan en ese nivel para toda la vida. Son pocas las empresas que consiguen crecimientos explosivos, y llegar a expandirse a muchos países, a aumentar su base de usuarios, a multiplicarla día a día.

Para no llegar en esa trampa del estancamiento, Ramírez aconsejó el quinto punto: El emprendedor tiene que reinventarse todos los días.

“Todos los días debemos desafiarnos a cambiar cosas. No podemos quedarnos conformes con lo que tenemos, hay que pensar en cómo hacer más. De repente no conozco ese mercado extranjero, pero tiene potencial, entonces debo ver la forma de cómo llegar. Reiventarse es empujar, llegar más allá de tus propias limitaciones, debes buscar qué necesitas para llegar allá, con quién me tengo que juntar o asociar, cuánto dinero necesito, dónde lo voy a buscar”, recomendó Ramírez.

Reiventarse es ser muy crítico pues nada está escrito sobre piedra, todo puede ser sujeto de mejoras: tu idea, negocio, modelo de negocio, producto, el equipo.

“Las empresas que han llegado a ser gigantes e impactar en la sociedad son aquellas que han sabido reiventarse. Apple antes vendía solo computadoras, ahora fabrica celulares y descargamos muchas de sus aplicaciones, y es la empresa de mayor valor en Estados Unidos”.

Reinvención, eso es lo que viven las empresas ganadoras, y eso es lo que queremos hacer nosotros, dijo Ramírez quien ha podido llevar su producto a Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México.

“Ustedes lo pueden conseguir, hay que poner mucho esfuerzo, mucha dedicación porque no es un camino fácil pero sí es posible”, finalizó Ramírez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *