CrediScotia: ¿Por qué el microempresario prefiere al prestamista informal que al banco?

Préstamos informales. Fuente: Perú21.pe

Préstamos informales. Fuente: Perú21.pe

El microempresario está dispuesto a pagar un préstamo informal más caro sin salir de su negocio que demorarse en el banco para pedir un crédito.

Si bien es cierto que cuando uno quiere comprar cualquier producto trata de comparar si en otro lugar lo venden más barato, ¿porqué hay microempresarios que prefieren financiarse con los prestamistas informales que con el banco que le puede dar créditos menos caros?

“Porque el costo del tiempo del microempresario (por dejar de trabajar para ir al banco a hacer cola a pagar el préstamo) es mucho más alto que el costo del dinero (tasa de interés que le cobra el banco por el préstamo)”, respondió el gerente de Segmento Microempresarios de Financiera CrediScotia, Luis Matías Sternberg Peruggia, tras precisar que esto se aplica para microempresarios que tienen ventas muy pequeñas.

El ejecutivo explicó que la lógica de estos microempresarios es que en vez de perder tiempo en ir al banco para tramitar el préstamo y luego volver cada mes para pagar sus cuotas, más conveniente les resulta permanecer en su negocio para seguir moviendo más dinero que le permita pagar sin problemas las altas tasas de interés que les cobran los prestamistas.

Los microempresarios no pueden salir de su negocio y dejarlo cerrado para hacer cola en el banco durante dos horas. Peor aún cuando el banco le pide documentos como traer la licencia de funcionamiento de la empresa, la última declaración jurada, ir a Registros Públicos para solicitar el certificado de gravamen. Es complicadísimo para los microempresarios porque todo eso es tiempo y dinero”, manifestó Sternberg.

En cambio, ¿qué hace el prestamista? “El prestamista va directamente al puesto de mercado y le puede dar S/. 3,000 sin necesidad de pedir documentos, pagarés, aunque podría requerir algo accesible como garantía como un artefacto eléctrico. En esta operación no aparece la SBS (Superintendencia de Banca y Seguros), no hay nada”, comenta Sternberg.

“El microempresario no tiene que salir de su negocio porque todos los días van los prestamistas por la tarde a cobrarle en el puesto”, añadió el ejecutivo del Grupo Scotiabank.

El ejecutivo concluye que esto nos deja claro que ellos no valoran tanto el monto del préstamo y la tasa de interés, sino la simplicidad, rapidez y accesibilidad. Por eso las entidades microfinancieras tienen otro modo de operar que la banca tradicional para captar a los microempresarios, dijo Sternberg, quien alertó de los riesgos de algunos préstamos informales con fines de extorsión.

“La flexibilidad es mucho más importante para quienes venden menos. Mientras que empresarios con mayores ventas en sus negocios, saben que cualquier banco le va a dar dinero, se sienten con el poder de escoger y exigir una tasa de interés más baja“, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *