Fundador de Enseña Perú creó Mosaico Laboratorio Creativo para reducir brechas sociales

Alvaro Henzler, fundador de Enseña Perú.

Álvaro Henzler, fundador de Enseña Perú, ha reunido a profesionales apasionados por mejorar la educación y salud en el Perú.

Enseña Perú es la organización que atrae a profesionales que desean trabajar como profesores de colegios estatales para impactar en los escolares.

Ahora su fundador Álvaro Henzler emprendió la creación de Mosaico Laboratorio Creativo, cuyo objetivo es apoyar a los emprendimientos sociales que buscan mejoras en educación, salud de las poblaciones más vulnerables del país.

empreNDE.pe conversó con Álvaro Henzler para conocer más sobre su emprendimiento social.

ENTREVISTA

¿Cómo está evolucionando Enseña Perú?

Muy bien, estamos presentes en más de 15 regiones de la selva, sierra y costa del Perú. Ahora tenemos casi 300 profesionales de 20 carreras distintas, entre 23 años y 35 años de edad, de ingresos medios, altos y bajos. Eso da la riqueza al programa porque el cambio se genera a partir de la diversidad de las personas. También hay un grupo importante que después de haber trabajado en las aulas pasó a laborar en el Ministerio de Educación en la gestión del ex ministro Jaime Saavedra impulsando muchas reformas educativas.

¿Cuáles son los resultados de Enseña Perú?

A la fecha hemos impactado a cerca de 25 mil estudiantes y sus familias en 15 regiones con un foco importante en Arequipa, Trujillo, Cajamarca y Lima.

Enseña Perú y otros emprendimientos impulsan la educación de calidad, pero ¿cómo se puede hacer para que el impacto llegue a nivel nacional?

Esa pregunta es la inspiración para este nuevo emprendimiento que estoy llevando a cabo con mi esposa y otros miembros del equipo. Después de haber fundado Enseña Perú observamos que necesitamos muchos más Enseña Perú, Salud Perú, Nutrición Perú y un trabajo fuerte para reducir las brechas sociales. En ese entendimiento de la realidad nos dimos cuenta de que todos estos grandes emprendimientos que surgieron en los últimos 10 años son muy buenos, con impacto comprobado y usan modelos innovadores, pero son muy pequeños e impactan en un porcentaje muy menor de toda la necesidad que hay en el país, y no solo eso sino que están fragmentados entre sí, como que no hay colaboración entre ellos, cada uno mira por su propio tema. Entonces es imposible reducir las grandes brechas sociales si es que el Estado y la empresa no trabajan juntos en un modelo sostenible y la sociedad civil no escala y acelera esos impactos. Nuestra pregunta, y es lo que motiva el nacimiento de Mosaico Laboratorio Creativo, es cómo podemos unir esos pequeños fragmentos en un todo para tener un impacto más relevante y eso implica pasar de pequeños emprendedores a un movimiento o una red de emprendedores que podamos juntos contribuir al cambio del país.

¿En qué otros aspectos se basaron para fundar Mosaico?

Mi esposa que es educadora y yo que hice una maestría en Estados Unidos estuvimos en ese país durante dos años, y el estar afuera nos hizo pensar en nuevas ideas. Nosotros tenemos una fe cristiana, creemos que Dios quiere realmente lo mejor para nuestro país y nos pusimos a pensar cómo con nuestra fe personal podría ser un canal de bendición para tantos otros peruanos. Dijimos que la mejor manera es canalizarlo a partir de lo que sabemos hacer: emprender socialmente y trabajar con otras personas en unidad con compasión a los peruanos que más la están sufriendo en distintos temas. Así nos dio este deseo de poder emprender Mosaico que es un laboratorio de experimentos, de prototipos creativos, donde hay mucha innovación para que con todos estos emprendedores, que ya están haciendo cosas muy interesantes e importantes, primero nos unamos y hagamos cosas juntos, segundo nos fortalezcamos cada uno para que impactemos más y finalmente reconozcamos otras necesidades que son mucho más profundas en los peruanos y podamos dar una respuesta a ellas.

Para hacer sostenible a Mosaico, ¿están buscando donaciones, fondos de inversión?

Enseña Perú tiene un modelo filantrópico de levantar donaciones de empresas y personas naturales, eso es el 100% de nuestro presupuesto. Para el modelo de Mosaico entendimos que es necesario los modelos híbridos que están en boga a nivel mundial para hacer sostenibles las organizaciones. Esto significa que por un lado recibes donaciones de terceros que creen en ti, siendo un modelo para que se sostenga financieramente por sí solo. A su vez, en Mosaico armamos un programa de aceleración e identificamos emprendimientos maduros, de 3, 4 y 5 años, con impacto comprobado, les prometemos ayudarlos para que en nueve meses llevarlos a otro nivel. Este programa tiene un costo bajo y razonable, y esa organización nos paga por ese servicio y de esa manera buscamos fondos juntos, haciendo que sea un modelo sostenible.

¿Están pensando también en invertir en los emprendimientos sociales o ser “accionistas” de estas empresas?

Dentro del programa de aceleración hay un punto donde nos comprometemos con las organizaciones y la razón de ser es que nosotros seamos parte de su directorio o su gobierno corporativo. Pero no apuntamos a dar fondos de innovación social porque ya existen entidades con esa finalidad en el país como NESsT, Startup Perú  y otros muchos fondos disponibles. Nuestro rol es ayudar a que sean emprendimientos sostenibles.

¿Cuáles son las metas para este año con Enseña Perú y Mosaico?

Mi principal sueño es que al final de este año y para los que vengan, muchos emprendedores tengan crecimientos mucho más sostenibles y fuertes, sobre todo que haya espacios de articulación, de unidad, de red de trabajo en equipo que tanto necesita nuestro país. Vemos que la principal traba para reducir las brechas sociales es la desconfianza y cada uno trabaja en su isla, así que tenemos que empezar a trabajar juntos, a dialogar, conversar, unir esfuerzos, apuntar a una acción colectiva en favor de los más necesitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *