Los 3 desafíos de los institutos tecnológicos, según Iberotec

José Hernández, director de Iberotec. Fuente: empreNDE.pe

El instituto Iberotec enseña a 600 jóvenes las carreras enfocadas en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

El Instituto Superior Tecnológico Iberotec se puso en marcha hace cinco años en Lima, en el marco de un mandato que le hicieron los ministerios de Educación iberoamericanos a la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), de crear un centro de referencia de educación técnica.

De ese modo, la OEI promovió la creación de Iberotec con el objetivo de optimizar los procesos de aprendizaje, utilizando las tecnologías de innovación educativa y aprendizaje cooperativo, integrando las competencias técnicas con las habilidades blandas para formar profesionales de primer nivel.

José Antonio Hernández de Toro, director de Iberotec, conversó con empreNDE.pe acerca de los desafíos que afronta Iberotec así como los demás institutos tecnológicos del Perú para generar el desarrollo del país y la región.

A continuación resumimos los tres desafíos a superar:

1. Los institutos siguen siendo “los parientes pobres” de la educación superior

Iberotec nació con la finalidad de formar una educación técnica que es imprescindible para el desarrollo del país y de la región, sin embargo en el Perú los institutos “siguen siendo los parientes pobres del sector educación” pues no tienen el atractivo que hoy en día tiene la educación universitaria.

Para despertar el interés de los jóvenes, Iberotec aspira a ser un centro de referencia tecnológico, por eso eligieron enseñar las carreras de Sistemas de Telecomunicaciones, Telemática, Informática y Sistemas, y este año empezaron la carrera de Administración de Empresas en la Era Digital.

“Estas carreras se enfocan en un campo crucial y estratégico para el desarrollo de los países de la región o para el Perú que es el campo de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Si las TIC no funcionan, el desarrollo del país se verá absolutamente mermado”, expresó Hernández.

2. El divorcio entre el mundo educativo y el mundo laboral

El ejecutivo sostuvo que Iberotec de alguna manera sufre una de las dificultades que en general tienen los institutos tecnológicos: el divorcio que hay entre el mundo educativo y el mundo laboral.

“Hay una enorme demanda insatisfecha de profesionales en Telecomunicaciones, pero faltan vocaciones científicas y tecnológicas. De los jóvenes que terminan el colegio, solo una minoría quiere estudiar carreras de tecnología cuando las empresas están demandando y hasta se quejan de no encontrar profesionales para la construcción de la Red Dorsal de Fibra Óptica, el Internet de alta capacidad, la gestión de los programas informáticos en empresas relacionadas con gestión del cliente, de marketing, etc.”, comentó Hernández.

Pese a ello, el especialista aseveró que Iberotec está aportando para cerrar esa brecha.

“Tenemos dos promociones de egresados que se están insertando laboralmente y el feedback que recibimos de las empresas es muy positivo porque son estudiantes profesionales que brindan un extraordinario rendimiento. Además cuentan con la capacidad de ser creativos, de trabajar en equipo de una forma positiva, de buscar soluciones innovadoras a los problemas”, explicó.

Hernández añade que las empresas también se muestran receptivas para que los estudiantes realicen sus prácticas profesionales. “Las empresas nos dicen que está muy bien pero lo que quieren son egresados porque necesitan gente para empezar a trabajar desde el primer día”, agregó.

3. Unir esfuerzos entre el sector público y privado

El desafío más relevante es unir fuerzas con otras instituciones públicas y privadas para que se cumplan los objetivos de hacer más atractiva la educación técnica, de fomentar las formaciones tecnológicas en los jóvenes y cada día se consigan mayores éxitos.

En la actualidad Iberotec tiene 600 estudiantes, de los cuales la gran mayoría son becarios del programa estatal Beca 18.

Beca 18 está permitiendo hacer accesible esta formación de excelencia a jóvenes con gran potencial académico pero que no cuentan con los recursos económicos. Tenemos becarios de todas las regiones del país, cuyas les becas les permiten pagar los costos de la manutención y eso les permite abocarse a los estudios, lo cual hace que los resultados académicos de los estudiantes becarios sean realmente extraordinarios”, comentó.

El especialista indicó que como este ejemplo de apoyo entre el sector público y privado, se necesitan otros más para aumentar el fomento de las vocaciones científicas de los jóvenes, a fin de tener el mayor número posible de estudiantes que atiendan por un lado las demandas profesionales insatisfechas pero que también permitan que más jóvenes encuentren una salida profesional con futuro desarrollando su propio emprendimiento, y todos así confluyen en el ámbito de las TIC para el desarrollo del país.

Tagged with

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *