Los 5 desafíos del empresario textil de Gamarra

Gamarra. Fuente: Diario La República.

Gamarra. Fuente: Diario La República.

La competencia de ropa china, comercio ambulatorio, sobrecostos, mala gestión municipal e innovación son los retos del emporio textil.

Guillermo de Vivanco Roca Rey, empresario de Gamarra, dijo a empreNDE.pe su visión de los cinco retos que está afrontando el empresariado formal para ser competitivos en el corazón comercial de las confecciones en Lima.

1. Gestión municipal

“El principal que tiene Gamarra es que nuestro gerente es la Municipalidad de La Victoria que está quebrada. Además de su alto nivel de deuda no tiene los recursos para administrar Gamarra”, comentó.

Agregó que en el año 2012 el distrito de La Victoria aportó a la Sunat ingresos tributarios por 1,000 millones de dólares pero recibió del Estado 6 millones de soles de presupuesto.

“Si uno genera esa cantidad de dinero, el Gobierno debe atender la demanda del deterioro de infraestructura, de recojo de basura, y de dar seguridad ciudadana al distrito, pero el Gobierno no está pagando la factura”, alertó.

2. Comercio ambulatorio

“En Gamarra estamos sufriendo la falta de control y autoridad. En esta nueva gestión de la Municipalidad de La Victoria han ingresado como 6 mil ambulantes y eso desanima al empresario formal porque es una competencia desleal”, explicó.

Con el alto nivel de informalidad en Gamarra no se puede estimar cuánto es el flujo de dinero que se mueve en el emporio textil, además que la informalidad implica el incumplimiento del pago de impuestos.

3. Sobrecostos

La subida de precios de alquileres y ventas de tiendas y talleres en las galerías de Gamarra hace que los empresarios piensen en migrar a otros distritos de Lima para abrir tiendas y montar talleres.

Además deben afrontar una elevada carga tributaria y leyes laborales que encarecen la contratación de empleo formal.

4. Competencia de ropa asiática

Se calcula que al año alrededor de 300 millones de prendas importadas de Asia ingresan al Perú con precios por debajo de la ropa nacional.

“Si no eres recontracompetitivo como son los chinos, vamos a ser barridos, y ese es un desafío no solo para Gamarra sino para toda la manufactura nacional”, expresó.

5. Innovación

Las importaciones de ropa china demoran 90 días en llegar al Perú, y cuando el modelo de la prenda asiática se agota, no existe una colocación rápida del producto. La ventaja de la producción nacional es que en una semana puede confeccionar las prendas que se agotaron y así las vuelve a poner otra vez en las tiendas.

“Hay que innovar, hay que crear moda, pero también teniendo precios competitivos porque de lo contrario nos barrerán los precios de las prendas chinas”, anotó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *