Los 8 consejos para emprender una startup, según Pedro Neira

Pedro Neira, CEO & Founder de MiMediaManzana.pe   Fuente: Google Plus de Guillermo Cubillas.

Pedro Neira, CEO & Founder de MiMediaManzana.pe Fuente: Google Plus de Guillermo Cubillas.

Pedro Neira, CEO & Founder de MiMediaManzana.pe, ofrece unos tips para los emprendedores que tengan en mente hacer realidad una startup.

En los últimos años Pedro Neira ha acumulado una valiosa experiencia al crear emprendimientos tecnológicos como imprimaonline.com, adondevivir.com, aganar.com, y MiMediaManzana.pe. Las dificultades que afrontó las reunió en 8 consejos para emprender una startup, los cuales compartió a los asistentes del “G Day X: El Desafío de Emprender”, evento organizado el sábado 31 de mayo del 2014 por GBG Google Business Group.

1) No le teman al fracaso

Si se dedican al emprendimiento lo más probable es que el 95% de ustedes fracase por lo menos una, dos o tres veces. Entonces, vayan acostumbrándose de una vez a esto porque les va a ocurrir. Prepárense incluso hasta emocionalmente para contarlo porque usualmente uno no es capaz de reconocer sus fracasos frente a las amistades o su círculo social.

2. Aprendan a levantar capital

Esto es importantísimo. Nada de lo que están haciendo lo podrán ejecutar con su dinero, en todo caso avanzarán muy poco. Necesitan convencer a otras personas que pongan dinero en sus emprendimientos, y para eso requieren dos cosas: primero, armar un business plan muy sólido, resistente ante cualquier cuestionamiento de un inversionista, y segundo, capaz de plantarse frente a una persona y decirle: “sabes, necesito 250 mil dólares para mi empresa, entrégamelos”.

Levantar 50 mil dólares es casi tan difícil como pedir 250 mil dólares. Quiero decir que la cantidad no influye en qué sea más difícil levantar capital. Mi recomendación es que si van a buscar fondos, que sean cantidades grandes en vez de conseguir muchos inversionistas con cantidades pequeñas de financiamiento porque es alto el costo de obtener dinero en varias oportunidades.

Aprender a levantar capital es como vender focos bajo el sistema de puerta a puerta. Miles de veces les caerán portazos en la cara, 55 veces presentarán sus planes de negocios para conseguir un inversionista. Es decir, en la presentación número 55 irán reafinando su plan de negocios, lo irán mejorando, y a partir de la oportunidad 25 su plan será mucho mejor con el feedback que recibieron en las primeras presentaciones, y así van a ir mejorando sus probabilidades de levantar capital.

Yo he levantado más de 4 millones de dólares en 12 rondas de capital con business angels, venture capitals, pero lo conseguí después de muchos portazos en la cara.

3. No le teman a cambiar su modelo de negocio

Cuando ustedes lancen un emprendimiento pensarán que su idea es genial. Pero el mercado les dirá completamente otra cosa, y ustedes no deben ser tercos en mantener la misma idea de negocio. Hay que tener la suficiente muñeca para hacer los ajustes y cambiar su modelo de negocio para encontrar un modelo rentable y autosostenible.

4. Las startups no se rigen por la teoría convencional de administración 

Esto va más relacionado a la gente de negocios, que viene del mundo corporativo, quienes creen que lo aprendido en una empresa reconocida les servirá de mucho para trabajar en un emprendimiento. Pero lamentablemente muy poco de las cosas aprendidas en el mundo corporativo les van a servir para hacer emprendimientos, sobre todo los temas de marketing. Toda la teoría que existe de marketing para lanzar un producto nuevo, de investigación de mercados, no sirve en absoluto para una startup. Si aplican eso, definitivamente fracasarán.

El marketing de una startup se rige por otros conceptos completamente distintos y que no están en muchas de las actuales carreras universitarias. Estas metodologías tienen 10 o 15 años de ser creadas. Les recomiendo leer por lo menos estos dos libros: The Four Steps to the Epiphany, de Steve Blank; y The Lean Startup, de Eric Ries.

Estos dos libros son prácticamente la biblia, el antiguo y nuevo testamento de las startups. En ellos verán de forma concisa la manera en cómo debe enfocarse un emprendimiento. Estos libros tienen pura carne, no hay relleno. Les recomiendo que primero lean el libro de Steve Blank porque cronológicamente apareció antes que el texto de Ries, quien complementó el aporte de Blank.

5. La metodología de Lean Startup

La metodología de Lean Startup puede resumirse en un círculo donde está el build (construir), measure (medir), y learn (aprender), lo cual debe ejecutarse lo más rápido posible.

Construyan, realicen códigos, lancen una prueba, pónganlo en vivo lo antes posible. No esperen construir el sitio web perfecto y maravilloso para recién darlo a conocer. Es útil Google Analytics y cualquier otra herramienta de medición. Si lanzan un home page (página de inicio de una web) deben medir la tasa de registro, si se trata de un archivo es necesario medir cuántas veces lo descargan, cuáles son las fuentes de tráfico que generan menor rebote, etc..

Luego de haber construido y medido, observen qué se puede aprender de eso que lanzaron, qué cosa pueden corregir, qué funcionó bien, qué les pidió el mercado que no se les había ocurrido, y cuando la gente les brinde sugerencias vuelvan a construir.

Cuanto más rápido ejecuten cambios, avanzarán hacia un modelo que sea autosostenible financieramente.

Pero cuanto más tiempo se demoren en sacar una versión, en medir y aprender, tendrán mucho más riesgo de quebrar en el camino.

6. Medir y testear absolutamente todo

Este punto está ligado a lo que mencione anteriormente sobre la medición. Explicando con un ejemplo, en MiMediaManzana.pe somos bastante rigurosos en realizar los test. Cada vez que a algún integrante del equipo se le ocurra algo nuevo como colocar un banner en el home page o cualquier otra modificación, todo eso se testea. La razón para hacer un cambio se basa en la data del test. Hay que aprender a ser disciplinados en medir todo aquello que lancen para compararlo con lo que ya existía para ver si funciona o no.

7. Lanzar versión lo antes posible: MVP

El MVP significa minimum viable product (MVP) -producto mínimamente viable-, y se refiere a la versión más reducida y posible que nos sirve para poder probar una hipótesis, poder testear algo. Por ejemplo, cuando  lanzamos sincerydate (el precursor de MiMediaManzana.pe) queríamos testear si la gente era capaz de desarrollar un cuestionario extenso de datos para saber si una pareja era compatible. Cuando culminaban el cuestionario les brindábamos las gracias, y les manifestábamos que pronto nos comunicaremos con ellos.

Esa versión MVP era suficiente para probar una hipótesis: la gente es capaz de desarrollar un cuestionario online de 30 minutos de duración. En base a ello, construimos la segunda parte de la web.

Entonces, recomiendo que siempre lancen la versión mínima para poder testear las posibilidades de negocios y nunca esperen a tener la versión perfecta para recién lanzarlo, pues ese es el  mayor error que cometemos todos.

8. No lo lograrán sin mentores

Yo tuve dos mentores muy importantes en mis dos últimos emprendimientos. En adondevivir.com estaba Nicolás Tejerina quien pertenecía al fondo de inversión que me ayudó muchísimo. Se trata de una persona que sabe mucho más que yo acerca de portales inmobiliarios y de Internet. Él aportó mucho para que la  empresa tenga una creciente curva de aprendizaje y así enfocarme a temas de negocios que yo no estaba viendo.

Definitivamente cuando se va a lanzar una startup se necesita un mentor complementario a las habilidades que uno tiene. Alguien que trabajó en una compañía de seguros durante 25 años y lanza una startup de seguros, no requerirá de un mentor en seguros pero a lo mejor necesita un mentor en tecnología. La clave es conseguir un mentor con más experiencia que ustedes y con experiencia complementaria.

En MiMediaManzana.pe tenemos un mentor que nos está ayudando mucho, se trata de Ottokar Rosenberger, ex country manager de eHarmony, portal de citas online. Yo tenía mucha experiencia en manejar startups, en Internet, en marketing online, pero sobre datingonline no tenía ninguna experiencia.

A veces estos mentores se convierten en parte del directorio de tu startup, aunque a veces no, pero es importante contar con ellos.

A modo de conclusión, puedo afirmar que una startup se parece a una montaña rusa en el sentido de que es el trabajo más divertido del mundo. Yo soy feliz laborando desde hace mucho tiempo en startups, y si ustedes se van a meter a esta montaña rusa, les vaya bien o no, es probable que se diviertan bastante. Por lo menos es lo que les deseo y eso espero. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *