Miss Cupcakes: De profesora de nido a empresaria

Paloma Casanave, gerente general de Miss Cupcakes. Fuente: Facebook Miss Cupackes

Paloma Casanave, fundadora de Miss Cupcakes, compartió los cinco principales ingredientes de su receta empresarial.

Paloma Casanave brindó así la receta que la convirtió de profesora de nido a empresaria durante el Foro Internacional de Centros de Emprendimiento, organizado por Proemprender y Equaa.

empreNDE.pe resume a continuación la narración que hizo Paloma de su historia de emprendimiento al haber creado Miss Cupcakes en el año 2009.

1. Persigue tu vocación

En el colegio consideran como cursos más importantes a las matemáticas y ciencias que al arte, pero mi vocación era ser más creativa y como que me sentía un poco desorientada en el colegio. Al salir estudié Derecho durante cuatro años pero no me sentía a gusto, no había cosas en común con mis compañeros. Pasé a estudiar Psicología por dos años, y luego Educación Inicial pero aunque no terminé esta carrera de alguna manera me sentía más cómoda.

En ese entonces tenía 24 años con un sueldo de casi practicante siendo profesora de nido, y tenía que pedir dinero a mis padres para cubrir mis gastos. Me dije que esto tiene que cambiar: siempre me gustó cocinar, veía programas de Utilísima, coleccionaba libros de repostería y sabía que lo hacía bien. ¿Y si empiezo a vender algo en paralelo aparte de mi trabajo de profesora? Y me respondí: Ya, pero quiero hacer las cosas bien.

2. Prepárate y date a conocer

Si me caracterizo por algo es ser súper maniática y muy perfeccionista. No quería que digan o piensen de mí “Palomita está vendiendo cupcakes”, sino “Mira esta empresa que está vendiendo cupcakes”.

En Perú los cupcakes eran algo relativamente nuevo, la única referencia era el kekito PYC, pero pude viajar a Estados Unidos para estudiar la técnica de hacer cupcakes porque allí las abuelitas preparaban cupcakes y habían muchas tiendas de estos productos.

Empecé preparando cupcakes en la cocina de mis papás y para publicitarlos les tomaba fotos y los subía al Facebook con un logo que hice en Paint para ofrecer a mis amigos pensando que poco a poco ellos irán pasando la voz a sus contactos.

Tuve la oportunidad de participar con un stand de cupcakes en una feria de ropa. Me acuerdo que imprimí la primera noticia que me hizo Semana Económica al mes de haber empezado y era como mi carta de presentación.

3. Piensa en grande

Al primer año llegó el momento de tomar la decisión: ¿Me quedo haciendo algo pequeño en la cocina de mi casa o doy el salto de abrir un taller de cupcakes? Mi papá me dio un minipréstamo de S/ 3 mil para crear mi propio taller a puerta cerrada en la Av. Los Constructores del distrito de La Molina.

En ese tiempo pude conseguir a alguien que haga el delivery porque al comienzo yo lo enviaba. Mi equipo era una persona y yo, pero antes lo hacía todo: preparaba los cupcakes, contestaba el teléfono, los correos electrónicos, hacía campañas sencillas de marketing. Eso me permitió dominar cada área de mi negocio.

Ahora tengo un equipo de 15 personas, y sé qué exigirle a cada uno pues conozco lo difícil que es lavar bandeja tras bandeja, trabajar hasta tarde, relacionarme con clientes exigentes y lo pesado que es hacer cupcakes en verano, por eso no se trata de simplemente exigir por exigir solo porque trabajan para mí.

Hasta ese entonces mi negocio era netamente virtual (ofreciendo vía Facebook). Pero después de cuatro años vino el gran salto de abrir una tienda. Muchas veces me preguntaba si funcionará o no. Me lancé y el primer día la gente hizo cola, el stock de cupcakes que teníamos para todo el día lo agotamos en 20 minutos. Eso significó que estamos haciendo las cosas muy bien.

Hace tres años decidí tomar un local más grande en Miraflores y la carta se abrió un poco más pero siempre enfocada en preparar solamente cupcakes. Después participé en Mistura ofreciendo cupcakes con toques peruanos, tuvimos un stand en el boulevar de Asia y hace dos años abrimos una tienda en el Jockey Plaza. Estos logros no son solo de una persona sino del equipo. Todos hicimos que esto ocurra.

4. Especialízate y comparte tus conocimientos

Todo el mundo me pregunta porque no soy como una pastelería y vendo donuts o piononos, pero yo soy necia: solamente cupcakes y actualmente somos la única tienda en Perú que se dedica exclusivamente a la venta de cupcakes, incluso nuestras tortas son de cupcakes.

Con este enfoque aprendimos a llegar al público y saber qué es lo que necesitan. Esto lo conseguimos conformando un equipo de cocina y administración. Todos aprendemos, nos capacitamos y tenemos actividades de integración porque somos una familia.

Nunca imaginé ser capaz de hacer algo que deje huella, ayudar a otras personas como dar empleo y permitir pagar el colegio de la hija de una de mis integrantes del equipo: eso es la mayor satisfacción y el punche que necesito para ponerme las pilas y compartir mis conocimientos.

Tuve la oportunidad de sacar dos libros. Al principio tuve miedo de compartir mis secretos y recetas pero después me dije: hagamos una comunidad, por qué me tengo que quedar con las cosas buenas, compartiendo vamos a inspirar a muchas chicas que quizás están confundidas como yo lo estuve al inicio y de repente necesitan una orientación en el camino.

5. No desmayes

Perú no es amigable para los emprendedores, te ponen muchas trabas, es caro formalizarte si eres una empresa muy pequeña. Por eso de parte del Estado debería haber facilidades para no quebrar y estar más motivados.

Pero sigue adelante. Exhibo con orgullo mis certificados de sanidad porque como emprendedor no saben lo difícil que es ser formal. Al final es una satisfacción que la municipalidad te otorgue el permiso o que la Sunat pueda venir cualquier día para revisarte y tú estar tranquila porque eres formal y cumples con los impuestos.

Otra satisfacción que tengo es que con los cupcakes puedo crear conciencia sobre la ayuda social. Hemos tenido alianzas con asociaciones como Bola Roja, Un Techo para mi País u ONGs que brindan soporte a las familias, y así cada mes sacamos cupcakes especiales para recaudar fondos para apoyar estas iniciativas sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *