Runaq apuesta por revalorar calidad del té peruano

Arafat Espinoza, gerente general de Runaq.

Runaq es un emprendimiento peruano que produce y vende té de forma distinta a los tradicionales té filtrantes.

empreNDE.pe conversó con Arafat Espinoza, gerente general de Productos Socioambientales Runaq SAC, para conocer sobre su emprendimiento Runaq, apoyado por Incubagraria, y cómo se desarrolló el mercado peruano del té.

ENTREVISTA

¿Qué es Runaq?

Somos un equipo de egresados de la Universidad Nacional Agraria La Molina que nos dedicamos a producir tés en sus diferentes variedades de procesamiento como el té verde, té negro, té blanco y flores de té. También hacemos productos de la Amazonía como canela nativa y vainilla nativa.

¿Cómo obtienes los insumos?

Manejamos directamente una pequeña finca en Cusco, desde hace 6 años venimos produciendo las plantas, las hierbas, para su procesado de calidad de alta gama, difereciándonos de lo que tradicionalmente hay en el mercado peruano. Nosotros apuntamos a un mercado con bastante aceptación entre los consumidores exigentes y a nivel mundial. El té es la segunda bebida más consumida del planeta después del agua, y hay un mercado que busca grandiosas experiencias de té.

¿Cuál es la diferencia con el te tradicional?

Tradicionalmente consumimos té en bolsitas filtrantes (que contienen hojas enrolladas y molidas) que no son exigentes en la calidad de cosecha a diferencia de los tés en hebras (forma de procesamiento, una hebra es una hoja entera enrollada). Los tés filtrantes contienen colorantes y saborizantes. Además que papel termosellable de la bolsita filtrante para fines estéticos ha recibido tratamientos químicos a base de cloro para el blanqueo, pero cuando se hace la infusión se coloca el papel termosellable al agua caliente, liberándose las partículas de cloro que finalmente injerimos. Los tés son bebidas muy saludables pero con el cloro del papel termosellable ya no tiene sentido. En Runaq ofrecemos 100% té (sin colorante ni saborizantes), son procesados en hebras (sin bolsas filtrantes). Esta forma de té necesita ser procesada con empleo de teteras o infusores. Así nos diferenciamos del mercado.

En tu experiencia produciendo esta bebida, ¿cómo anda el mercado peruano del té?

El té es oriundo de China e India. En Perú se produce el té desde 1913 cuando fueron traídas en ese año por iniciativa del diputado por Cusco Benjamín La Torre quien mandó a importar 120 libras de semillas procedentes de Japón. Las primeras semillas fueron llevadas a la Hacienda Huyro en Cusco donde se elaboraron las primeras siembras para su aclimatación y ensayos. En la década de los años 50 se importaron más semillas de procedencia de la India y se establecieron en su mayoría en Tingo María, Huánuco, creándose la primera fábrica de te negro en el país. De esta manera, en Cusco se producía el Té Huyro y en Tingo María el Té Sabú.

Pero luego el té tiene una historia tortuosa en el Perú. Con la Reforma Agraria las cooperativas conducen la producción del Té Huyro pero la quiebran por malos manejos. Actualmente tienen pasivos y problemas, se abandonaron los campos, hubo cambio de cultivo. La marca Huyro ha sido alquilada, rematada y sub arrendada pero la calidad no es la misma de los años 80s.

Los agricultores de tés en Tingo María fueron desplazados por el terrorismo y se reemplazaron los cultivos por la coca. La industria peruana del té perdió calidad y precio.

En Perú se producen aproximadamente 2 mil toneladas de té al año y en su mayoría es elaborado con té argentino.

Huyro y Sabú eran buenos tés que competían en calidad con los del mercado internacional con calidad. Las cajitas de Té Huyro y Té Sabú antes eran infaltables en las mesas de los hogares peruanos. La apuesta de Runaq es revalorar, recuperar el cultivo del té con calidad, apostando por un cultivo ecológico para la gente, para los agricultores y consumidores, y colocar al té peruano en las vitrinas del mundo.

¿Con Runaq quieren asemejarse al sitial que tuvieron Huyro y Sabú?

De hecho es otra cosa, porque de cierta forma Huyro y Sabú no eran tés artesanales sino industriales, con capacidades muy altas de procesamiento. La idea con Runak es tener un té de alta gama, para eso necesito procesamiento casi artesanal, pequeños lotes que puedan ser diferenciados en calidad y temporada de cosecha, tipo de procesamiento, que nos logren diferenciar en el mercado, comercializándolo en ferias ecológicas y a través de tiendas en Lima y algunas regiones que pueden conocer en www.runaq.com.pe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *